Los caminos que elegimos

Puede que, quizás, tal vez elegimos caminos por las expectativas que tenemos de ellos. Quizás no tanto porque queramos vivir la experiencia que ofrecen, las lecciones que tienen para enseñarnos.

Tal vez queremos entrar con un rol asignado y no abrirnos a la posibilidad de que el andar nos cambie. Quizás, tal vez, emprendemos una ruta queriendo una imagen exacta del destino final y nos olvidamos… que todo camino tiene obstáculos, malezas, paisajes, recompensas.

Si el miedo te paraliza, si te cuesta cruzar el umbral, puede que no sea el tiempo todavía. Puede que no estés mal. Los caminos son sólo eso: veredas hacia un algo, un qué, una meta.

Elige cuáles según cómo te sientas, no compares la imagen de éxito tuya con los trayectos de alguien más. Esto te lo digo porque tu experiencia de ruta sólo la vivirás tú. El resto de nosotr@s seremos testigos, transeúntes, canales, compañeros de viaje, maestros o estudiantes de aprendizaje.

Somos y seremos seres de luz, igual que tú, buscando entender y sentir esta cosa -a veces dolorosa, a veces divina-que llamamos vida.

Namasté.

Ayer, hoy y siempre.

Anuncio publicitario

Día 1: Razones para volver al amor

Hoy te invito a emprender un camino de auto-exploración. Un recorrido multi-sensorial que he trazado para conocer qué es la energía del amor, cómo se siente, cómo sana y cómo se vive.

El Reto de 21 días para Volver al amor está inspirado en el libro del mismo nombre escrito por Marianne Williamson pero no limitado a esta obra. Incorporará otras, actividades, ejercicios y más por lo que no es necesario comprar el libro.

El Reto tiene cuatro reglas:

  1. Apertura a la exploración: Esta ruta es voluntaria y la disfrutarás en la medida en que estés abierto al proceso de conocerte a ti mism@ y tu relación con los demás.
  2. Emprender con intención: Sé que por el carácter virtual de esta encomienda, es muy probable que hayan días que no conectes o tareas que quizás, te hagan sentir incomodidad hacer. Con esto en mente, te invito a vivir con intención, los días que participes.
  3. Sin emisión de juicios: Habrán tareas muy difíciles de hacer, bloqueos que tal vez no quieras identificar o trabajar. Está bien. Practiquemos la auto-compasión y abrámonos a la posibilidad de perdonar las acciones de terceros que, con sus procesos, nos hirieron o bloquearon más.
  4. Con gratitud, siempre: Aún participes un día o todos, si hay una lección que quisiera que te lleves de este reto es que agradezcas todas las circunstancias que te hicieron quién eres y qué buscas hoy.

Mi rol en este proceso será de facilitadora. Yo también viviré el reto y experimentaré cosas similares o distintas a ti y en ello radicará la belleza de este ejercicio. En saber que, a nivel colectivo, hay un apoyo para cuando los cambios individuales no los sepamos entender o queramos compartir noticias positivas.

Con esto en mente, el reto del Día 1 es reconocer la historia que nos trajo aquí. Aceptar que tuvimos un pasado, bueno o malo, que nos llevó a encontrar este camino justo y necesario.

De entrada, según Williamson,

 

“El amor es aquello con lo que nacimos. El miedo es lo que hemos aprendido aquí. El viaje espiritual es la renuncia al miedo y la nueva aceptación del amor en nuestro corazón. El amor es el hecho existencial esencial. Es nuestra realidad última y nuestro propósito sobre la tierra. Tener plena conciencia de él, tener la vivencia del amor en nosotros y en los demás, es el sentido de la vida”.

“El miedo es la falta de amor que todos compartimos, nuestros infiernos individuales y colectivos. Es un mundo que sentimos que nos presiona desde adentro y desde afuera, dando constantemente falso testimonio de la insensatez del amor. El miedo se expresa bajo diferentes formas: cólera, malos tratos, enfermedad, dolor, codicia, adicción, egoísmo, obsesión, corrupción, violencia y guerra”.

“La energía emocional tiene que ir a alguna parte y el autoaborrecimiento es una emoción poderosa. Si se vuelve hacia adentro se convierte en nuestros infiernos personales: adiciones, obsesiones, compulsiones, depresión, relaciones violentas, enfermedades…Proyectado hacia afuera, se convierte en nuestros infiernos colectivos: la violencia, la guerra, el crimen, la opresión…Pero todo es lo mismo: el infierno también tiene muchas mansiones.”

“El amor es energía. Tal vez no lo podamos percibir con nuestros sentidos físicos pero generalmente la gente puede decir cuándo lo siente y cuándo no”.

 

 

Reto del Día 1:

Escribe aquí o en un diario ¿Qué te motiva a volver al amor? ¿Qué te trajo aquí? Y por último, hoy, ¿qué es el amor para ti?

Supernova

Que aunque lo hayamos perdido todo (material, emocional, social y financieramente), soltemos el control. Dejemos ir, confiando en un mejor plan superior. Que el miedo al abandono, el fracaso, la soledad no sea más fuerte que la esperanza de que el camino siempre tiene un fin.

Al perderlo todo, perdemos el miedo también. Y esa sensación de destrucción es pura y universal porque del estallido, del caos de la energía nacen las estrellas.

Hoy una colega me recordó cómo se creaban las supernovas. Para que brillen con tal intensidad necesita ocurrir una explosión de una estrella enana blanca que con su luz puede eclipsar toda una galaxia.

También me recordó la diferencia entre rendirse y tirar la toalla. Rendirse es mejor porque es reconocer que no tienes todo el control y te rindes a una fuerza superior. Aceptando que tu forma de hacer las cosas no es necesariamente la mejor forma para hacerlas. Tirar la toalla es soltarlo todo lastimando tu ser superior y pensando que el universo te castiga porque no eres suficiente y tus sueños tampoco lo son.


23559483_10155586107814845_6353317047469259022_nRendirse es confiar en la abundancia. Tirar la toalla es vivir en carencia.

A este punto ya no queda nada, queda el todo de lo nuevo y el punto de quiebre por llegar. Yo no quiero culminar contándoles lo duro que ha sido y lo mucho que duele este proceso, al contrario, quiero reafirmarles el alivio que llega con la gratitud y con la fe.

Cuando drenas quién fuiste, tienes el espacio libre para construirte de nuevo. A tod@s l@s que han llegado a la cúspide del sufrimiento, los invito a soltar, confiar.

Estallen hasta ser supernovas.

“Sólo en la prueba de fuego se sabe si el acero es real”.